jueves, 31 de julio de 2014

Perdidas en los bosques de Armenia




Fotos de antiguas estructuras arquitectónicas armenias y cruces de piedra perdidas en el olvido en los bosques de Armenia. La mayoría de estas iglesias tienen más de mil años.

Armenia in Historical Maps




Volvamos en el pasado mediante la visualización de la historia de Armenia, a través de la cartografía antigua.

Armenian Monuments




Una pequeña selección de antiguos monumentos armenios, mostrando el excelente conocimiento de cantería por los antiguos armenios. Desde el Neolítico hasta Edad Media, los armenios siempre han sido maestros de la piedra como esta pequeña selección de los monumentos antiguos demuestra claramente.

Fuente: People of Ar

jueves, 17 de julio de 2014

lunes, 16 de junio de 2014

Imágenes armenias en monedas romanas


Compartimos con vosotros algunas imágenes de monedas romanas en los que se representan algunos símbolos relacionados con Armenia y los armenios. Los emperadores romanos solian usar las monedas como instrumentos de propaganda de la grandeza imperial de sus acciones; sobre todo campañas militares.




Denario de plata romano acuñado por Augusto (27 aC-14 dC), en conmemoración de la conquista de Armenia. En el reverso un arquero armenio, de frente y de pie, sosteniendo una lanza en la mano derecha y descansando la izquierda en un arco situado en la planta. A destacar la capa Mithraica que lleva.





A la izquierda retrato de Lucius Verus AD 161-169, a la derecha: Armenia sentado en el suelo en actitud de duelo. Al fonde: escudos, estandarte y trofeo.





Trajano en traje militar de pie, sosteniendo la lanza y parazonium, a sus pies están las figuras reclinadas de Armenia simbólicamente colocada entre el Eúfrates y el Tigris (como un recordatorio geográfico) según los planes de anexión de Armenia de este emperador.



Denario de plata romana de Augusto (27 aC-14 dC), en conmemoración de la victoria sobre Armenia, con símbolos de Armenia: una tiara de Armenia con el arco y el carcaj.


Denario romano de plata de Marco Antonio (37 aC.), Con la tiara de Armenia sobre el arco y la flecha en el reverso. Acuñado en honor del general de Canidio Craso de Marco Antonio, quien en el año 37 aC derrotó Artavasdes de Armenia. La tiara de Armenia, así como el arco y la flecha son dos antiguos símbolos de Armenia.



Moneda de oro romana de Augusto (27 aC-14 dC), acuñada en el 19 antes de Cristo, como celebración de la victoria sobre Armenia (Armenia Capta) Una Victoria alada corta la garganta de un toro. La imagen recuerda a la deidad Mitra (venerada en la antigua Armenia).


Fuente: People of Ar

martes, 10 de junio de 2014

Sevadan Gregoryan, raices de paz


En el mapa humano del mundo, existen pueblos que traducen en colores las historias más tristes de persecución y barbarie; pueblos perseguidos y prácticamente exterminados que recrean sus vidas cotidianas en manifestaciones artísticas que se caracterizan por la alegra policroma de sus formas, lineas y texturas... Exponente de un pueblo así descrito, es el pintor Sevadan Gregoryan, armenio. Comencemos a conocerlo a él y a su pueblo, en estas primeras pinturas:

Nacido en el año 1959, Sevadan Gregoryan, continua y expone a través de su arte, lo que ha sido peculiar en la historia de este pueblo y en su arte: el afán de una vida normal, plácida y pacifica. A lo largo de su historia como nación  Armenia, situada entre Asia y Europa, ha tenido que soportar el continuó asedio de ejércitos extranjeros. Siempre oprimida por diversos conquistadores, ha necesitado aferrarse a diversos modos de expresión para su fantasía y como anclaje de sus deseos de vida pacifica  en donde la familia y los afectos ocupan el lugar principal de su organización social.

Estas imágenes de familias reunidas en multicolores escenas, son casi una evocación genética del pintor, en busca de sus raíces más profundas, las que lo identifican y le dan su particularidad como artista y como ser humano. Adivino una mirada que busca en sus recuerdos infantiles, en los cuentos trasmitidos de generación en generación  la raíz que lo mantiene unido a una larguísima tradición que ningún conquistador ni política de exterminio logró destruir y, lo que me conmueve y sensibiliza, es que no se perciben tensiones ni conflictos irresueltos, rencores ni resentimientos en su trazo, todo discurre en armonía y de allí, la belleza inmensa de sus escenas. 

Las figuras femeninas son centrales y no sólo prestan su belleza, sino que aglutinan en su torno los valores que han logrado la sobrevivencia de este pueblo, sobre todas las vicisitudes de su historia. 

No son ajenas a sus pinturas las viejas historias de princesas y príncipes guerreros que han sido fuente de inspiración para tantos otros artistas armenios. 

Pero sin duda es en algunas de ella, en donde la historia pintada nos trasmite con más fuerza el pasado de desarraigo de las comunidades armenias, las que se vieron obligadas a dejar su suelo para buscar un lugar en donde vivir en paz. Si observamos con atención los siguientes, veremos en los detalles ese pasado trashumante del pueblo, quien lleva pegado a sus ropas y también como equipaje, todo lo más querido de su tierra, así  veremos las casas sobre los sombreros, el legado de los ancianos a los más jóvenes de una tradición que no debe perderse y que se prolongará en los niños. Frecuentemente, Sevadan coloca palomas en manos de los niños, clarísimo símbolo de un deseo profundo de Paz para el futuro de parte de quien, bien lo sabe, es el único camino, la única vía de sobrevivencia y prosperidad para las familias y las sociedades.

Sevadan Gregoryan logra sensibilizar al espectador y no lo hace con el recurso fácil del victimismo, sino trasmitiendo cómo siente a su pueblo, cómo lo conoce y, a partir de allí, sólo le resta confiar en la fuerza de su mensaje de paz, de solidaridad, de concordia y de todo aquello que hoy, lamentablemente, escasea en el mundo. Hace 98 años que el pueblo armenio fue casi exterminado por la insanía de algunos poderosos, pero este hombre rescata para honrarlo, todo aquello que tuvo y tiene de hermoso y humano, de simple y natural... y lo hace con la fe que algunos artistas tienen en la Belleza y en las buenas cosas de la Vida.

























martes, 3 de junio de 2014

Pan ácimo armenio: Lavash



El lavash es un pan ácimo suave y delgado de origen armenio, popular en el Cáucaso, Irán y Turquía. El Lavash se hace con harina, agua, y sal. El espesor del pan varía dependiendo de lo delgado que se amase. Semillas de sésamo tostadas y / o semillas de amapola son a veces rociada sobre él antes de hornearlo. Tradicionalmente, la masa se extiende con habilidad y es golpeada contra las paredes calientes de un horno de barro. 

El lavash armenio se ha preparado de la misma manera desde hace miles de años. Los arqueólogos han descubierto en Armenia antiguas fogatas sorprendentemente similares a los hornos tvonir que todavía se utilizan para hornear lavash. Es un alimento básico en la dieta de Armenia."


Fuente: People of Ar

Recomendamos consultar: Lavash en Wikipedia en inglés

miércoles, 28 de mayo de 2014

sábado, 15 de marzo de 2014

Gastronomia de Armenia




La gastronomía de Armenia es muy variada y con grandes influencias de la cocina del Oriente Medio, de Rusia y de los Balcanes. Hay que destacar productos como el trigo burgol, frutas y verduras como berenjenas, cebollas, calabaza, etc., gran variedad de especias, cordero y productos lacteos, estos últimos muy importantes en sus cocina, dando como resultado gran variedad de sabor y aroma en sus platos.

La característica principal de las mesas armenias radica en la abundancia y en la variedad de comida. Todos los platos de entradas son muy característicos y necesarios como el Sarmá, hojas de parra curadas rellenas con arroz y especias; el Bastermá, fiambre de carne vacuna ahumada y curada en sal y untada con especias orientales; el Mutabel, puré de berenjenas asadas procesadas con salsa de sésamo y el Tabulé, ensalada oriental con trigo, morrón verde, cebolla de verdeo, tomate y perejil. 

Entre sus platos típicos hay que destacar los bourek, que son unos pasteles rellenos de carne, queso o espinacas. Sudjuk son unas salchichas picantes, los kebobs, pinchos con carne a la brasa. Tabouleh, ensalada de trigo condimentada con tomates, perejiles, lechugas picadas, y menta. Hummus que es un puré de garbanzos, etc.

Hummus.


Entre los platos principales, las brochettes tienen un lugar de privilegio en esta cocina y pueden aparecer en todas sus variantes con cordero, carne vacuna o pollo. Al mejor estilo armenio se sirven, envueltas con un pan muy finito y acompañado con un sabroso Arroz Pilav (saltado con fideos cabello de ángel y cocinados con caldo), o bien untadas con yogurt (madzún), hojas de menta y rodajas de tomate y morrón verde. 

Otros platos típicos para deleitarse son el Pashá Boreg, una especie de lasagna de masa fila rellena con queso parmesano y muzzarella, o el Michugov Kefté, que tiene una corteza de carne y trigo, rellenas de carne picada, cebolla y nuez. 

Y los dulces son un capítulo aparte. Por lo general, el café oriental o con borra está acompañado por el Bakhlava y los Deditos de Novia, realizados con masa fila, rellenos con nuez, clavo de olor y canela, y rociados con almíbar casero. El Mamul y los Gurabié, unas masas secas rociadas con azúcar impalpables, también son la compañía perfecta para el café. 

En lo referente al dulce hay que destacar Bakhlava, pastel elaborado con una pasta de nueces trituradas, distribuida en la pasta filo (phylo) y bañado en almíbar, jarabe de miel. Las frutas secas son muy típicas en la cocina de Armenia.

Bakhlava.


En cuanto a la bebida típica, destacar el kvas, bebida de centeno fermentado, dulce; Kéfir, bebida de leche fermentada.


Receta de Baklava 

Características 

Alimento base: Masa phila
Dificultad: Media
Tiempo preparación: 160 min.
Comensales: 4
Estacionalidad: Todo el año
País: Armenia

Ingredientes
  • 1 kg. de Azúcar 
  • 1 rama de Canela 
  • 3 o 4 rodajas de Limón 
  • 400 c.c. de Agua 
  • 6 u. Clavo de olor 
  • Jugo de limon algunas gotas
  • 50 g. de Azúcar 
  • 200 g. de Manteca clarificada 
  • 300 g. de Nueces o almendras 
  • 500 g de Masa phila 

Preparación

Picar las nueces o almendras y mezclar con el azúcar.
Cortar la masa del tamaño de la asadera que se va a usar.
Disponer en una placa enmantecada de a 2 hojas de masa fila pincelándolas con manteca clarificada.
Luego de 12 o 14 hojas colocar el relleno en forma pareja, A continuación seguir colocando hojas de fila pincelando cada 2 hojas, poner la misma cantidad de hojas que se pusieron abajo.
Terminar pincelando con manteca la superficie.
Para poder cortar con mas facilidad las porciones, colocar la bandeja en la heladera por 10 min. Y luego cortar porciones (cuadrados o rombos) de no más de 4 cm de lado, con un cuchillo bien afilado.
Hornear por 10 min. A horno fuerte y luego 40 min. más a horno bajo hasta que se dore.
Retirar y bañar con almíbar.

Almíbar: Se ponen todos los ingredientes en un recipiente (sin revolver), se lleva a fuego fuerte y cuando rompe el hervor se deja hervir durante 5 minutos, y se retira del fuego. Se utiliza a temperatura ambiente.